DESCARGAR LA RABIA. ¿QUÉ HACEMOS? EL PROCESO IDEAL ES ACEPTAR LA RABIA Y DEJARLA FLUIR…

¿ QUE PASA CUANDO UNA PERSONA “INALTERABLE” EN SU TRABAJO Y EN SU VIDA FAMILIAR PIERDE LAS FORMAS? 

DESPUÉS DE PERDER LOS NERVIOS APARECE LA CULPABILIDAD… es el momento de conocer algunas verdades sobre la rabia:

  •   La rabia no está ni bien ni mal. Simplemente está o es. Todos estamos rabiosos o nos ponemos rabiosos.
  • No nos debemos preocupar por lo que está bien o mal. La rabia no tiene nada que ver con la justicia, podemos permitirnos sentir rabia antes de encontrar una solución al problema que tengamos.
  •  “Las personas serias y que saben estar no montan en cólera ni pueden perder las formas socialmente aceptables sintiéndose rabiosas”, pero ir acumulando tensiones causa depresión o enfermedad.
  • Son muchas las cosas que nos pueden provocar rabia, debemos darnos autorización para sentirla, debemos darnos permiso… para que salga esa parte nuestra irascible que contenida o reprimida nos hace tanto daño.

¿QUÉ HACEMOS? EL PROCESO IDEAL ES ACEPTAR LA RABIA Y DEJARLA FLUIR… 

La ira o rabia desencadena comportamientos agresivos, de ataque, a veces directo hacia el estímulo y a veces indirectos, descargándose vicariamente (por imitación). Es necesaria para nuestra defensa, la defensa del espacio propio. Esta emoción es natural porque tiene sus raíces en lo biológico, se soporta en pautas de conducta interna neurofisiológica y endocrina, compartimos su expresión con otros seres dotados de un sistema nervioso análogo al sistema límbico humano y, además, se activa ante estímulos que están relacionados con la  supervivencia personal o de la especie y de la satisfacción de necesidades básicas.

Socioculturalmente, la expresión de rabia no está permitida y se reprime su catarsis hasta negar la emergencia de la emoción, bien porque esta se considera vergonzante, bien porque se desconoce su significado. Pero no sólo aprendemos a no expresar las emociones, también aprendemos a desestimar su significado y a descalificar su existencia. Entonces aparece el sentimiento sustitutivo que es un elemento manipulador de la conducta propia y ajena porque es una emoción falsa, y siempre confundirá al propio sujeto y a quienes lo rodeen en ese momento.

La rabia no expresada es una tarea por hacer, una fuente de ansiedad que mantendrá el estado de incomodidad hasta que se produzca la liberación de la emoción oculta. La salud emocional propone la catarsis de la rabia como emoción natural. Si habláramos de sucedáneos de los que se disfraza la rabia, encontraríamos una primera capa muy cercana a ella en la que estarían:

  •  Actuar de manera dañina.
  •  Mostrarnos hostiles.
  • Mostrar saña.
  •   Expresar odio.
  •  Criticar.

En una segunda capa, un poquito más alejados de la emoción natural como tal, estarían:

  •  Mostrarnos celosos.
  • Manifestarnos con ironía y sarcasmo utilizando frases punzantes.
  •  Expresar egoísmo.
  •  Frustrar a los demás.
  • Mostrarnos furiosos.
  • Manifestarnos irritados.
  •  Parecer escépticos.

¿CÓMO LA DESCARGAMOS?

Buscaremos medios para convertir su descarga en un  “arte privado”:

  1.  Dejarla fluir (herramientas de ira). Reservamos algún tiempo en el que no seremos molestados. Nos vamos a nuestra habitación privada, en la que podremos hacer tanto ruido como necesitemos y colocamos nuestra herramienta de ira junto a la cama(puede ser un bate de béisbol, un palo de golf…). Cerramos los ojos y dejamos que el poder de nuestra ira nos invada. Si necesitamos ayuda, pensaremos en una escena del pasado que nos provocó rabia, y permitimos que la emoción desenfrenada fluya desde nuestra imaginación hacia nuestros brazos y descienda hasta nuestras manos; mientras, nuestra mente sigue representando escenas de ira. Pisamos fuerte sobre la cama; cogemos nuestra herramienta de ira con ambas manos, nos ponemos de  rodillas, hacemos una respiración profunda y golpeamos la cama con nuestras fuerzas, expirando de forma pronunciada en cada impacto y exagerando nuestros movimientos con todas nuestras fuerzas. Cada vez que golpeemos diremos en voz alta el motivo de nuestra furia: “estoy furioso por…”, “estoy lleno de rabia por…”; seguiremos actuando y levantando la voz, y cuando no podamos pensar en el motivo directamente, diremos: “estoy furioso, estoy furioso”, una y otra vez. Después, de forma natural, pondremos término a nuestra ira gritando y golpeando la cama con los puños, y cuando nos sintamos preparados, golpearemos la cama por última vez mientras suspiramos o gritamos fuerte. (Es importante planificar una actividad para realizar después de este ejercicio, pues podemos sentirnos heridos, sensibles, agotados, o tal vez llenos de energía. Tal vez darnos un paseo nos ayudará a serenarnos).
  2. Cartas que no se envían. Podemos escribir una carta que diga absolutamente todo lo que siempre hemos querido decir. Estará dirigida a cualquiera o a quien nos provoque nuestra ira: una persona, una institución, un acontecimiento o celebración… también podemos dirigirla a alguien que entendería nuestros sentimientos: un terapeuta, un maestro, una figura espiritual, o sencillamente a nadie. Cuando nos sintamos airados o tensos, tomaremos papel y lápiz, buscaremos un lugar donde nadie nos moleste, programaremos un temporizador para que suene a los quince minutos aproximadamente, y comenzaremos a escribir. No dejaremos de escribir hasta que concluya el tiempo, recogeremos en el papel todo aquello que nos venga en gana, todo lo que tengamos que decir, sin censuras… nadie va a leer nuestra carta. Cuando hayan terminado los quince minutos, quemaremos la carta e imaginaremos nuestra ira yéndose con el humo. Esparciremos las cenizas en un lugar apropiado, imaginando que estamos esparciendo nuestra ira, rabia, frustración y dolor.
  3. Relajación: Música que reconforta. Escogeremos una pieza de música que se halle en consonancia con nuestro estado de ánimo. Dejaremos que la música fluya, estimule y libere los sentimientos acumulados hasta que emerja el lado opuesto y nos sintamos purificados.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en AFECTIVIDAD, EMOCIONES, PSICOLOGÍA, RELAJACIÓN, SOCIALIZACIÓN y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DESCARGAR LA RABIA. ¿QUÉ HACEMOS? EL PROCESO IDEAL ES ACEPTAR LA RABIA Y DEJARLA FLUIR…

  1. Carlota dijo:

    Muy buen artículo, es realista y naturaliza. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s