MUERTE DE UN SER QUERIDO. EL ABUELO SE HA IDO… ¿VOLVERÉ A VERLO?

Cuando tenemos que explicar a nuestro hijo la muerte de un ser querido, no lo tenemos fácil; ante todo hablaremos con naturalidad para dar la información que el niño necesita y puede entender.

LA COMPRENSIÓN DE LA MUERTE DEPENDE DE LA EDAD… ENTONCES, ¿CÓMO SE LO DIGO?

Si educamos para la vida, ¿por qué hay que ocultar a los niños todo lo que se refiere a sufrimiento, pérdida o muerte? Cada vez se hace más necesaria una pedagogía auténtica y realista que considere el fracaso, el sufrimiento y la muerte de seres queridos en un lugar significativo, como sucede con el éxito y el triunfo; quizá con nuestra educación no estemos preparados para el dolor… pero a un niño no podemos aislarlo de la realidad para ahorrarle el sufrimiento. La comprensión de la muerte depende de la edad:

  • De dos a cuatro años: el niño entiende la muerte como un hecho reversible, la relaciona con un viaje o con un sueño porque no tiene conciencia de la finitud. Estos niños no consideran la muerte como final y el fallecimiento de un ser querido les deja un sentimiento de ser abandonados y hacen preguntas concretas, directas y de difícil respuesta, tales como ¿no vuelve el abuelo pronto a casa?, ¿por qué no puede levantarse de la tierra?…
  • De cinco a nueve años: la muerte se personifica y muchos la ven como una persona que ha venido para llevarse al  ser querido; el niño escucha que “una persona ha muerto y no podrá verla nunca más”, y entonces descubre que la muerte es un proceso irreversible y piensa intensamente en qué es estar muerto, sin aceptar el hecho de que también él tendrá que morirse algún día.

¿Cómo se lo digo?

Es mejor hablar de lo ocurrido lo antes posible, en cuanto pase la confusión de los primeros instantes. Buscaremos el momento y el lugar adecuados, cuando nosotros estemos tranquilos y no haya mucha gente alrededor. Nuestras palabras serán sinceras pero suaves… podemos decirle: “te voy a explicar una cosa que ha pasado. El abuelo era muy mayor, se encontraba muy enfermo y ha muerto. Mamá y yo (o papá y yo) estamos muy tristes y nos vamos a acordar mucho de las cosas que hacíamos juntos y siempre vamos a quererlo AUNQUE NO VAYA A VOLVER MÁS.”

Contestaremos todas las preguntas que el niño haga y podremos utilizar ejemplo de la naturaleza, como las hojas del árbol que mueren en otoño o mascotas que el niño conocía y han muerto.

EL DUELO DE LOS NIÑOS DE EDUCACIÓN INFANTIL… ¿CÓMO PUEDEN REACCIONAR EN CASA Y EN EL COLEGIO?

La reacción más común será de altibajos. Los niños pequeños no tienen control sobre las emociones y pueden pasar del llanto a la risa en muy poco tiempo, especialmente si se les sorprende.

Recuadro con las reacciones más frecuentes:

  • Imitación de las emociones de los padres.
  • Confusión, buscando al abuelo en sitios donde solía encontrarle o hablando de él como si fuera a aparecer en cualquier momento.
  • Fingir que no le afecta.
  • Regresiones, haciendo pis por la noche, chupándose el dedo…
  • Haciendo preguntas incómodas.

Es importante tanto en casa como en el colegio estar preparado para las preguntas que el niño haga, aunque sean difíciles de responder. El niño piensa en términos de AUSENCIA y de PRESENCIA, y debemos intentar explicarle la existencia física de las personas pero también la existencia de estas en nuestros pensamientos. Podemos decirle: “el abuelo ha muerto y ya no va a estar aquí, pero nos vamos a acordar de él y a quererle porque estará guardado en nuestros pensamientos y en nuestro corazón”.

Cuando pase el tiempo, el niño reconocerá lentamente que el abuelo no volverá, y los vínculos que le unían al fallecido empezarán a aflojarse. Echará de menos a su abuelo, pero poco a poco se transformará en un recuerdo limitado que sería bonito que mantuviera ayudado por sus padres según pasan los años.

Recuerda, es muy importante:

  • Hablarles de acuerdo a su edad, pero no utilizar un lenguaje demasiado simple.
  • No darles más información de la que necesitan y pueden entender.
  • Dedicarles tiempo y animarles a expresar sus sentimientos.
  • Evitar la pomposidad en las situaciones y hablar con naturalidad.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en AFECTIVIDAD, AUTOCONCEPTO, AUTOESTIMA, EDUCACIÓN EMOCIONAL, EMOCIONES, ESCUELA DE PADRES, FAMILIA, PSICOLOGÍA y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MUERTE DE UN SER QUERIDO. EL ABUELO SE HA IDO… ¿VOLVERÉ A VERLO?

  1. Excelente artículo para saber cómo hablar con los niños sobre la muerte de un ser querido. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s