MI NUEVO PAPEL DE MADRASTRA Y SU NUEVO PAPEL DE PADRASTRO… ¿QUÉ REGLAS DEBEMOS CONOCER EN ESTE COMPLICADO JUEGO REPLETO DE ENREDOS PSICOLÓGICOS? (1ª Parte)

El pensamiento de tu hijo:

“Tras su separación, papá y mamá se han enamorado de otras personas y quizá se vuelvan a casar…  no sé si será dentro de pocos meses o quizás de algunos años, pero lo que sí sé es que tendré una nueva familia.”

Madrastra Blancanieves

En esta nueva estructura familiar acechan las trampas y los peligros, como invadir o ser invadido en el espacio personal, excluir y ser excluido, rivalizar con los hermanos o hermanastros, odiar o amar a la pareja del papá o de la mamá, sentir culpas eternas, competir con los hijos del marido o de la esposa por su atención o por su tiempo… sin embargo se han realizado multitud de estudios con la finalidad de comprobar si una familia que se deshace o que se rompe, vuelve a recuperar la felicidad al existir segundos matrimonios o segundas parejas sentimentales. La conclusión al respecto es bastante constructiva: los hijos que ven con escasa frecuencia a su verdadero padre son más felices si conviven con ellos otro hombre en casa. Para los hijos de una pareja separada, es mejor vivir en un hogar en el que de nuevo hay un hombre y una mujer que se aman y se respetan…  La presencia de ambos y su nuevo papel como “padres” organizados y unidos hace olvidar a los hijos las disputas que pudieron presenciar ante los padres de antes.

1.-Para ti se trata de una elección importante y tu hijo se plantea… ¿será mi nueva mamá o mi nuevo papá como en los cuentos?

Cuando una madre o un padre se enamoran otra vez, deben hacerse muchas preguntas si desean formar una nueva familia:

  • ¿aceptará mi nueva pareja a mis hijos?
  • ¿será capaz de ayudarlos?
  • ¿soportará que no lo traten igual que a su verdadero padre o madre?
  • ¿será capaz  mi pareja de hacernos felices a todos?
  • ¿entenderá que debo repartir mi tiempo entre los niños y él/ella?

Cuando hablamos de madrastras o padrastros, los niños se acuerdan de los cuentos. Las madrastras de Blancanieves o de Cenicienta no eran precisamente buenas y generosas. Nuestros hijos deben conocer que nuestra nueva pareja nada tiene que ver con lo que han leído en los cuentos, pues será una persona agradable que hará grandes esfuerzos para que ellos se sientan cómodos con su presencia.

ÉRASE UNA VEZ…

los cuentos como el de Blancanieves y el de Cenicienta contribuyeron a cargar de maldad a la figura de la madrastra. Algunas veces la realidad supera a la ficción, pero el nuevo papel de madrastra ya es tan común hoy en día que va perdiendo su significado unido a siniestralidad y desprecio para convertirse en algo muy usual unido a amistad. 

“Su madrastra, la Reina, vivía también en el castillo. Tenía un espejo, que era mágico, y al que consultaba todos los días. 

– Dime, espejito, ¿quién es la más bella de todas?- preguntaba.

– Tú, mi Reina, contestaba. 

Pero un día, la respuesta fue distinta:

– Blancanieves es la más hermosa. 

La Reina se disgustó muchísimo. Ella quería ser la mujer más hermosa de toda la tierra. Aquel día, llamó al guardabosques y le ordenó: 

– ¡Llévate a Blancanieves y dale muerte!” 

(Blancanieves y los siete enanitos)

“Hace muchos años, una joven vivía en compañía de su madrastra y de sus dos hermanastras. La llamaban Cenicienta, pues era ella quien  se encargaba de las pesadas labores del hogar. Grizella y Anastasia, las hermanastras de Cenicienta, no tenían que molestarse en los quehaceres domésticos y su única ocupación consistía en lucir sus vestidos y en burlarse de la pobre Cenicienta, quien no tenía ninguna prenda que se comparase con las de ellas”

(Cenicienta)

2.- Historia de las madrastras- madrastras del siglo XXI

La historia de las madrastras en terriblemente cruel, principalmente por las aportaciones de algunos cuentos infantiles .En ellos no encontramos madrastras buenas, todas son envidiosas, malvadas y con un corazón de piedra; a veces los niños que deben aceptar a una nueva mamá en sus vidas empiezan a sentir recelos y cierto odio porque les roban el amor de su papá. En muchas madrastras de hoy, aún se sigue encontrando culpabilidad.

“Lejos de allí, en palacio, la Reina se acercó al espejo mágico y le preguntó: 

– ¿Quién es ahora la más bella de todas?

– Blancanieves, quien vive en la casa de los enanos del bosque, es la más hermosa- fue la respuesta.

– ¿Aún vive Blancanieves?- preguntó enojada la Reina.

-¡Yo me encargaré de ella! 

Sin decir nada más, se precipitó por la escalera que conducía a una habitación a los sótanos del castillo y en aquel oscuro lugar tomó una botella polvorienta, se la llevó a la boca y bebió. Enseguida se convirtió en una bruja horrible”

(Blancanieves)

 

“-¡Cenicienta!- gritó en ese momento la madrastra, y la muchacha bajó las escaleras.

– Quiero que friegues el suelo, limpies las ventanas y sacudas el polvo de los muebles.

– Pero… si todo esto lo hice ayer.

– ¡Hazlo de nuevo! 

Cenicienta se dio prisa en cumplir lo que le ordenaba, pero a cada rato surgían nuevas tareas”. 

(Cenicienta)

Pero la sociedad actual no es la misma que la de los siglos XIX y principios del XX, ni tampoco las causas que provocan la aparición de la figura de la madrastra; hoy en día, la madrastra del siglo XXI estructura una nueva familia por AMOR, el cariño nuevo hacia un hombre con hijos que como ella, en muchas ocasiones, ha roto con su anterior pareja. Actualmente un porcentaje elevado de los matrimonios que se casan por primera vez terminan en divorcio, cerca del 75% de los divorciados se casan de nuevo y el 60% de estos últimos se convierten en padrastros o madrastras.

En contraposición con los casos de madrastras que aparecen en los cuentos tradicionales, también aparece un modelo totalmente opuesto tal y como ocurre en la película  “Quédate a mi lado”. En ella conviven la figura de la madre que llega a saber que padece una enfermedad terminal y la figura de la  madrastra o más bien futura madrastra (novia del ex – marido de la primera). La madre biológica en un principio es capaz de lanzar un ultimátum a la futura madrastra de sus hijos, en un arranque protector, cuando el hijo pequeño se pierde en el parque a pesar de que es encontrado sano y salvo; sin embargo la “madrastra” trata de asumir su papel de la forma menos traumática posible para los niños, ganándose la confianza de los mismos poco a poco, lo cual es bien interpretado por la madre biológica. Todos son capaces de pasar juntos las últimas navidades de la madre, quien cede de alguna manera su posición dentro del núcleo familiar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AFECTIVIDAD, EMOCIONES, FAMILIA, HISTORIA, INFANCIA, PAREJA, PSICOLOGÍA y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a MI NUEVO PAPEL DE MADRASTRA Y SU NUEVO PAPEL DE PADRASTRO… ¿QUÉ REGLAS DEBEMOS CONOCER EN ESTE COMPLICADO JUEGO REPLETO DE ENREDOS PSICOLÓGICOS? (1ª Parte)

  1. María Carnicero dijo:

    Las buenas madrastras y los buenos padrastros son mas frecuentes de lo que la publicidad dice.

  2. Olga dijo:

    En este tema cada vez más frecuente y más habitual, quizas lo difícil es como se organiza la nueva pareja. Alguien conoce algún buen libro al respecto?

    • roaeducacion dijo:

      Olga, te recomiendo:
      VALLEJO NAJERA, A. (1995). Hijos de padres separados. Madrid. Colección Bolsitemas, ediciones Temas de Hoy.

      FINKEL, S. Cómo convivir con los hijos de la pareja y no divorciarse en el intento. Editorial Vergara.
      Cada vez más familias se forman a partir de divorcios anteriores. Y cada vez más hombres y mujeres, en todo el mundo, conviven con los hijos de su pareja. Este libro-producto de una experiencia personal, a partir de la cual se desarrolló una investigación sobre medio centenar de familias- trata de las relaciones que se establecen con los hijos de maridos y esposas. Es también un recorrido por la vida cotidiana de los nuevos matrimonios, sus problemas afectivos, sus alegrías y miedos, sus rivalidades, exclusiones y alianzas, sus conflictos económicos y legales, y la manera en que éstos afectan, las relaciones afectivas y sexuales de la pareja y toda la vida familiar. Destinado a “madrastras” y “padrastros”, pero también a esposos, hijos e hijastros, este libro transita con ellos las dudas y preguntas que se formulan, reconoce sus esperanzas y temores, y ofrece propuestas para resolver los conflictos que se plantean en la vida cotidiana.

      • Olga dijo:

        En mi trabajo en atención precoz, cada vez es más dificil dibujar el organigrama familiar. Un foco importante de la intervención psicológica en menores son las interrelacions dentro de las familias reconstituidas. Muchas grácias por la bibliografia. Hay teorias psicológicas que hablan de que la familia reconstituida se basa en la experiència de pérdidas anteriores. Personalmente no me gusta mucho este enfoque.

  3. A pesar que es un tema de tiempos remotos, todavía se encuentran diferencias socio_culturales patológicas debido al concepto como tal de “madrastra” y “padrastro”. Sin embargo en este momento en algunas instituciones educativas ayudan a las nuevas parejas a entender este rol, mediante talleres, conferencias…etc y se puede observar una mejor convivencia familiar y aceptación, para que los hijos expresen su sentir y de esta forma ir moldeando su comportamiento.

  4. roaeducacion dijo:

    Muchas gracias por tu comentario, Elizabeth.

  5. Patricia dijo:

    Ana, yo he tenido dos experiencias en mi vida referente al tema. He tenido un padrastro y soy madrastra, no al 100% pero sí los fines de semanas alternos. Puedo comentar que mi padrastro fue mi padre durante 30 años en mi vida, ahora hace tres no lo tengo conmigo y pienso en él a diario y me doy cuenta de lo privilegiada que fui al tenerle. Le digo a mi mami muchas veces “gracias por enamorarte de ese hombre maravilloso y compartirlo con nosotros”.Por esa experiencia vivida, intento en todo momento ser la ” madrastra” que una chica de 15 años pudiera querer. Puedo comentar que en ocasiones los hijos/as no son el problema, a veces son los padres o madres que por diversas razones celos, envidias etc, pero el tiempo y el roce demuestran que se puede lograr una vida en armonía y respeto. No olvidando nunca que lo principal es el bienestar de los chicos/as y que la crianza, normas, órdenes y rutinas lo lleven los progenitores y nosotros seamos los “colaboradores” . Un abrazo y gracias por el post.

  6. roaeducacion dijo:

    Muchas gracias por tu testimonio ejemplar, Patricia.
    Un fuerte abrazo.

  7. Jessica. dijo:

    Jessica
    Necesito ayuda urgentemente, un libro, terapia o algo diferente. Desde los 14 años tengo padrastro y es el padre que no tuve, mi madre es bendecida por ese hombre. Sin embargo tengo una relación donde mi pareja tiene un hijo de 9 años. No se como ser una buena madrastra, ya que para mi habido complicado. Ya que cuando fui a esa edad de 9 años tenia la independencia de hacer varias cosas y no correr enseguida a que me hicieran las cosas. Me enseñaron a valorar lo que me compraban, a tener limpio mi habitación a mis notas escolares y cosas por el estilo. No deje de ser niña jugar divertirme, bromear, subir, bajar, etc, etc. Esto se me compila son el hijo de mi pareja. Por que el pequeño depende de todo para su papa. Y el se lo da. Sin limitación. No quiero verme hostil todo el tiempo. Ya que solo convivo fines de semana intercalados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s