LA RELACIÓN MADRE-BEBÉ DESDE EL EMBARAZO: NUEVE MESES DE EMOCIONES (2ª Parte)

 

llantos-del-bebe

3.-  Mimos antes de nacer.

La mejor manera de mimar al feto consiste en que la madre se mime a sí misma, tanto desde el punto de vista físico como desde el emocional. Lógicamente en cuanto al tema físico es fácil comprender que una madre que cuida su cuerpo con aire puro, comida sana y ejercicio moderado beneficia al feto; pero está igualmente claro que cuando la madre padece estrés, miedo o ansiedad, en definitiva, emociones no saludables, el feto sufre de algún modo las consecuencias.

Así pues, la madre debe procurar alejarse de las situaciones emocionalmente negativas, especialmente de aquellas que sean prolongadas o crónicas. Se ha demostrado que el futuro bebé no permanece impasible si escucha desde el seno materno melodías sencillas de tonos más bien graves y sin grandes contrastes (la música más conocida de Beethoven resulta menos adecuada que la de otros compositores como Vivaldi y Mozart); y también que el hecho de hablar al feto, especialmente a partir del séptimo mes,  prepara y facilita el aprendizaje futuro del lenguaje.

4.-  La actividad laboral durante el embarazo.

Aunque por norma general la actividad laboral no presenta grandes riesgos para tu embarazo,  hay que tomar algunas precauciones.

–          No cansarse demasiado y aprender a frenar la actividad antes de llegar al límite.

–          No permanecer demasiado tiempo seguido de pie.

–          Es recomendable doblar las rodillas cuando haya que agacharse, en lugar de doblar la espalda.

–          Vigilar los golpes y los resbalones.No caminar muy deprisa y subir las escaleras con cuidado.

–          Evitar el estrés, desacelerando el ritmo de trabajo.

–          Usar medias elásticas para favorecer la circulación de las piernas.

–          Realizar algunos ejercicios de estiramiento de espalda y de piernas.

Conviene recordar que cuando se descansa, la circulación en el interior de la placenta mejora y se favorece el crecimiento del feto.

Por otra parte existe una serie de trabajos que comportan riesgos como dependientas, personal sanitario y social, trabajadoras en el sector de obra y construcción y personal de industria, ya que en estas profesiones se requiere el contacto con sustancias tóxicas o enfermedades infeccionas, las posturas no recomendables, los esfuerzos excesivos…

Todo esto se debe consultar con el médico, que evaluará desde la primera consulta si el trabajo que realizas lleva aparejado algún riesgo para tu embarazo y te aconsejará sobre las medidas a tomar. Esta evaluación se hará teniendo en cuenta:

–          Tipo, lugar y horario de trabajo.

–          Las tareas que tu trabajo requiere.

–          Estado físico o de salud.

–          Características ambientales.

–          Materiales que se manipulan en el trabajo.

Conclusión final: Una época para cuidarse mucho.

Durante todo este periodo, el cuerpo y también la mente deben prepararse para vivir esta extraordinaria experiencia; aunque la buena marcha de la gestación debe ser controlada periódicamente con las visitas regulares al médico, el resto depende de la madre y de su entorno. La futura mamá deberá cuidarse y ser cuidada, tu bebé te lo agradecerá. Y tú también.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AFECTIVIDAD, EMOCIONES, FAMILIA, INFANCIA, MUJER, PSICOLOGÍA y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s