EDUCAR CON RESPETO, UN VALOR AL ALZA (2ª Parte)

La importancia de las normas en una educación basada en el respeto.

dibujos-de-bebes-054

Soy respetuoso con mi alumno o con mi hijo cuando:

–         Estoy seguro de que todas sus necesidades básicas están cubiertas.

–         No hago comentarios o críticas que puedan humillarlo.

–         Escucho sus opiniones y si son diferentes a las mías intento dialogar para llegar a un acuerdo.

–         Busco su colaboración en las tareas en lugar de una mera imposición.

–         Tomamos decisiones consensuadas si los temas son adecuados a su edad.

–         Le permito cierto grado de intimidad en las cosas que él considera “sus secretos”.

Por tanto, una educación basada en el respeto implica:

–         “Respetarnos entre nosotros, los propios adultos” (cuidado con los comentarios dañinos y las amenazas).

–         “Establecer unas pautas educativas claras y hacer que se cumplan” (estas reglas no dependerán de nuestro estado de ánimo).

–         “Asignar responsabilidades a todos los miembros de la familia y lograr que se cumplan por respeto a los demás” ( si no nos responsabilizamos de nuestras tareas alguien tendrá que hacerlas en nuestro lugar).

–         “Reflexionar sobre situaciones que impliquen faltas de respeto y subsanarlas” (insultos, burlas, gritos, ruidos fuertes…)

–         “Practicar los buenos modales y las normas de cortesía” (las “palabras mágicas” son muy importantes).

–         “Respetar las diferencias que existen entre las personas” (aceptaremos las formas de pensar y de vivir de los otros, aunque no las compartamos)

–         “Cuidar y conservar el ambiente en el que vivimos”

Estilo educativo familiar democrático, una buena base para el respeto.

Un buen modelo educativo es el que se propone actualmente, el MODELO DEMOCRÁTICO. En este modelo los padres son consejeros y entrenadores de sus hijos. La autoridad está fundamentada en el diálogo, las necesidades de todos los miembros de la familia se consideran importantes, padres e hijos son sujetos activos y responsables de su propio proceso educativo.

Los padres en el modelo DEMOCRÁTICO:

–         Se hacen cargo de sí mismos y de la familia.

–         Ofrecen una estructura organizada, pero dejan lugar a la flexibilidad y a la libertad personal.

–         Dejan escoger a sus hijos entre opciones apropiadas a su edad.

–         Alientan a sus hijos a participar en la realización de proyectos y en la toma de decisiones, aunque siempre fijando ciertas reglas.

–         Son respetuosos y respetados, aman y son amados, confían en sí mismos y en sus hijos y se muestran sensibles a sus necesidades.

Los hijos en este modelo:

–         Respetan las reglas,

–         Son disciplinados y responsables, competentes e independientes.

–         Comprenden las relaciones causa-efecto.

–         Se sienten valiosos, importantes, seguros y merecedores de su propio respeto.

En nuestra sociedad democrática donde las personas deben ser capaces de tomar decisiones y pensar por sí mismas, la familia democrática constituye la base de la responsabilidad y del sentimiento de equipo. Cuando los niños son pequeños, los padres tienen la responsabilidad total de su cuidado y protección, pero a medida que crecen  y maduran pueden empezar a compartir esta autoridad y esta responsabilidad sin dejar de guiarlos y protegerlos como les corresponde.

El respeto en la familia. Algunas recomendaciones. 

–         Nuestros hijos necesitan guía. Acuérdate de fijar límites y establecer normas, por encima de todo somos padres.

–         Comunica a tus hijos el sentido de la palabra “disciplina” desde que son pequeños. Cuidado con complacerlos demasiado.

–         No sobreestimes la verdad de la frase “calidad mejor que cantidad”, ya que los niños valoran la calidad pero también el hecho de que les dediques más tiempo.

–         Controla el tiempo de televisión y supervisa los programas que ven. Cuidado con los excesos con los juegos de ordenador e Internet.

–         Los tiempos sin hacer nada no son aconsejables; organiza la agenda de tus hijos de manera flexible. Tampoco es aconsejable un exceso de actividad.

–         El equilibrio y la sinceridad estructuran la personalidad de los niños; no te sientas mal cuando corrijas acciones o conductas negativas.

–         Ponte de acuerdo con tu pareja si opináis de manera diferente. Las soluciones consensuadas son más efectivas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AFECTIVIDAD, CONDUCTA, FAMILIA, INFANCIA, RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, SOCIALIZACIÓN, VALORES y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s