LOS “SERES MÁGICOS”, ESTIMULADORES DE LA IMAGINACIÓN EN LOS NIÑOS (1ª Parte)

  1. Los cuentos de hadas, leyendas adaptadas a la fantasía y al nivel de comprensión del niño

Peter_PanCampanilla

Los cuentos de hadas poseen un sentido mucho más profundo que cualquier otro relato, uniendo la parte psicológica y la emocional en nuestros pequeños. Los mensajes que transmiten se caracterizan por el valor, la fortaleza y la lucha ante conflictos de nuestra existencia que, bien afrontados, nos llevarán a la victoria. La mayoría de estos relatos plantean un problema existencial; el bien y el mal toman forma y vida en personajes determinados y en sus actuaciones correspondientes, exactamente igual que se encuentran presentes en la vida real. Así, los cuentos de hadas se configuran como aquellos que mejor son comprendidos por el niño y que le sirven para fijar importantes aspectos en el desarrollo de su personalidad.

2. Papá, mamá…, ¿creéis en las hadas?

Para ilustrar este apartado bastaría recordar la cita del famoso cuento de Peter Pan (James Barrie) en la que Wendy se muestra incrédula cuando se habla de las hadas y la luz de Campanilla comienza a apagarse hasta que la primera rectifica, siendo entonces cuando comienza su verdadera amistad.

Si preguntamos a los niños sobre sus creencias en materias mágicas posiblemente nos afirmarán rotundamente que les encantan. El mundo de las hadas despierta el interés de los niños pues enciende su imaginación y les pone en contacto con “el universo de la fantasía” pues las hadas se representan como pequeños seres femeninos, con un aspecto parecido al de mujeres y niñas encantadas y brillantes, que viven allí donde se encuentran los arroyos cristalinos, la tupida vegetación, los viejos árboles que se esconden en lo más profundo de los bosques misteriosos. Desde siempre, en contacto con elfos, gnomos y duendes son capaces de cruzarse en la vida de los seres humanos, unas veces para bien, otras no tanto… pero los hombres no pueden verlas si ellas no quieren; cuando se muestran a los seres humanos, se percibe una apariencia etérea, mágica, sutil, casi transparente en su elegancia según nos relatan muchos cuentos cuya antigüedad se pierde en los tiempos y que se reflejan con fuerza a finales del siglo XVII y también en el XIX romántico.

Y es en este mundo mágico donde la mayoría de los niños disfruta disfrazándose de hadas o de elfos con coronas y varitas mágicas, formando parte de un escenario que les ayuda a sentir una mayor  confianza en sí mismos y a desarrollar su autoestima. Los pequeños encuentran en los cuentos de estos seres mágicos misiones relacionadas con el cuidado de los demás, la bondad y la honestidad… esos valores muchas veces olvidados en la realidad cotidiana que benefician su propia vida y la de aquellos que les rodean.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CUENTOS, LITERATURA INFANTIL, PERSONALIDAD, PSICOLOGÍA, SERES MITOLÓGICOS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s