Libro de los Consejos 5

Página 9

TEMÁTICA: Ir de compras con los niños

¿Es conveniente decir a los niños que vamos de compras antes de salir de casa? Sí, es bueno que conozcan dónde van a ir, qué van a hacer allí y cuánto tiempo van a estar aproximadamente. Si nos ayudan a realizar nuestras compras, mucho mejor; pueden cargar el carro o buscar productos determinados que les indiquemos.

 Recomendaciones para ir de compras con niños

1. Es conveniente estar pendiente de las necesidades de los niños: cansancio, hambre, sed, nerviosismo debido al ruido existente en la tienda o en el centro comercial…

2. Si cogen objetos de la tienda, tendremos en cuenta  que los niños son curiosos por naturaleza y  de esta manera aprenden acerca del mundo que los rodea. Les ayudaremos a sujetar el objeto de forma segura y les diremos que se puede ver pero no tocar, para lo sucesivo.

3. Si vamos con bebés les daremos primero de comer y les llevaremos, si es posible, en una mochila porta-bebés. Acordarnos de llevar un juguete nos facilitará que se entretenga y no sea el foco constante de nuestra dividida atención.

4. Si vamos con niños les haremos partícipes en elegir artículos que vayamos comprando preguntándoles su opinión. Disfrutarán tomando decisiones por sí mismos y no se aburrirán.

5. Intentaremos ir de compras a horas más tranquilas evitando las aglomeraciones (la mañana, las primeras horas de la tarde son propicias). Evitaremos los momentos en los que los niños pueden estar más cansados o con hambre.

6. Llevaremos alguna galleta, bocadillito o zumo que pueda suplir la compra de chucherías en horas poco indicadas, especialmente si estamos en hipermercados y los niños se dejan deslumbrar por chicles, gominolas…

7. Es importante decir “no” cuando nos encontramos con peticiones innecesarias o caprichos. Podemos sugerirles que lo apuntaremos en la lista de cosas que compraremos en un futuro, o simplemente que hoy “no toca”, otro día se comprará cuando exista una razón determinada.

8. Cuando estamos al límite de nuestras fuerzas podemos manejar nuestro cansancio descansando un poco y saliendo del recinto para “cambiar de aires”, después volveremos más calmados.

Si son los niños quienes están al límite es mejor parar porque las compras pueden esperar y ellos no, las retomaremos más tarde u otro día.

Un Consejo:

Cuando vayamos de compras con los más pequeños es conveniente llevar alguno de sus juguetes favoritos para que tengan las manos ocupadas y no toquen nada.

Otra idea consiste en recortar de folletos publicitarios fotos de las cosas que tenemos que comprar; después pegarlos todos en una hoja blanca y utilizarlos como guía cuando vamos al supermercado.

 

Página 10

TEMÁTICA: La hora de la siesta

 -¿Por qué es recomendable un ratito de siesta?

 “La siesta es un periodo en el que el cerebro precisa de un breve descanso (entre las dos y las cuatro de la tarde.)Por eso tenemos sueño en este periodo de tiempo. La digestión produce un pequeño estado de sueño que se une a la siesta”, según  Eduard Estivill, quien continúa diciendo “la siesta para los niños hasta los cinco años es imprescindible”.
El sueño para los más pequeños es tan importante como su alimentación. Al dormir, los niños reponen energías y se relajan al mismo tiempo. El hábito de “echar la siesta” es fundamental para su desarrollo; es conveniente que los niños duerman la siesta, aunque sea un ratito, los cinco primeros años de vida.

Cada niño reacciona de diferente forma a sus necesidades de sueño incluyendo en ellas horarios de siesta.  La siesta, como todo hábito, debe estar bien orientada para no alterar el sueño nocturno; si el horario está bien establecido desde el principio, una siesta regular incluso mejorará el sueño de la noche. Crear  un ambiente adecuado es fundamental, la habitación (en el caso de niños muy pequeños) no debe estar totalmente oscura y permitir que pase algo de luz a su interior; así, el niño sabrá diferenciar la siesta del sueño nocturno.

La siesta es una necesidad para la mayoría de los bebés y de muchos niños. Cuando hablamos de bebés podemos decir que suelen dormir cuatro horas diarias aproximadamente, después, durante los dos primeros años se van reduciendo hasta llegar a dos horas y posteriormente a una hora sobre los cuatro o cinco años.Temas

Y si no quieren, ¿es conveniente establecer un rato de descanso?

Los pequeños suelen dormir la siesta hasta dos o tres horas diarias pero cuando dejan de hacerlo las cosas cambian bastante. Nosotros disponemos de su tiempo de siesta para hacer cosas que tenemos pendientes y, al desaparecer, nos obstaculiza nuestro quehacer diario. Es conveniente establecer un rato de descanso incorporado a la rutina diaria en el que los niños estén en su habitación tranquilamente y aprovechen para realizar actividades tranquilas, p. ej. “leer y aficionarse a la lectura”. No obstante este tiempo de sueño es muy propicio y mantenerlo será muy adecuado. Podemos decirles que será una siesta corta porque lo importante es que se duerman y la misma hora todos los días ayudará a no perder el hábito y a reponer fuerzas, especialmente en vacaciones o en fines de semana que se acuestan más tarde.

Un Consejo:

Cuando empiezan a ser mayores (a partir de los 4 ó 5 años) les cuesta más dormir. Entonces podemos decirles que descansen unos pocos minutos (10 aproximadamente) pero sin dormir. Cuando pregunten que cuánto falta o si ya ha pasado el tiempo les diremos que queda “un poquito”, a veces se duermen sin darse cuenta.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CONSUMO, FAMILIA, INFANCIA, SUEÑO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s