¿MAMÁS Y PAPÁS ESTRESADOS? nueva publicación en ABC familia

Padres e Hijos / Familia

Consejos para madres estresadas

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20140304/abci-madres-estre-sadas-201403031554.html

Día 04/03/2014 – 13.22h

Querer ser una «super mamá» y atender, sin descuidar, a los hijos, al marido, los padres, el trabajo, los amigos… puede tener consecuencias negativas si no hay una buena organización

Consejos para madres estresadas

El estrés en sí mismo no es negativo. Los expertos en la materia aseguran que lo importante es tener un nivel óptimo de estrés que nos dinamice, sin hacernos daño, lo que está muy relacionado con el umbral de tolerancia que tiene cada individuo. «Sin embargo, para llegar a un estado de equilibrio muchas madres, y cada vez también más padres, tienen que sufrir un arduo periodo de aprendizaje para atender al trabajo, la pareja, los hijos, los amigos… sin que todo ello afecte a la solidez de la familia», apunta Ana Roa, psicopedagoga y miembro del Consejo Asesor de Nascia.

Por norma general, los padres implicados en la educación de sus hijos tienen la sensación de que el día no tiene horas suficientes, que siempre se está corriendo para llegar siempre tarde y que en la práctica es muy difícil llegar a conciliar, saludablemente, familia y trabajo. Para Ana Roa se hace necesario realizar un análisis lo más objetivo posible de cómo utilizamos nuestro tiempo y de cómo está organizado nuestro hogar para poder eliminar aquellos elementos innecesarios que hacen imposible estar presente en todos los lugares en los que somos, de alguna manera, necesarios.

Se ha escrito mucho sobre las «supermamás», aquellas mujeres capaces de llevar casa y trabajo más allá de la media esperable, con un altísimo nivel de autoexigencia y organización para atender su entorno familiar sin descuidar sus muchas obligaciones profesionales.

«Lo fundamental es saber delegar en muchos de los ámbitos de actuación, saber diferenciar lo urgente y lo importante y gestionar de forma adecuada las situaciones diarias, dándonos cuenta de qué es aquello que nuestros hijos necesitan realmente. De esta manera, —prosigue esta psicopedadoga y autora del blog Roa educación— trabajaremos el control sobre el estrés y reduciremos de manera muy significativa el injusto sentimiento de culpabilidad de muchas madres, y de cada vez más padres, conscientes de sus responsabilidades familiares. Y tratar de seguir aquello que subrayaba Shakespeare: “Es perder la vida el llenarla de demasiadas preocupaciones”».

Los niños tienen sus propios ritmos para aprender y desarrollar lo aprendido, y una fuerte presión para alterar ese ritmo solamente llevará a que el desarrollo de ciertas habilidades e incluso su aprendizaje se vean mermados considerablemente; los niños estarán más nerviosos y absorberán como esponjas los estados de ánimo y los agobios de sus padres que, en definitiva, constituyen para ellos el primer ejemplo a seguir. Si por querer correr más los padres les atan los cordones de los zapatos, les lavan las manos, les dan la comida en la boca… los niños serán cada vez menos autónomos y más dependientes, en contra por tanto de la evolución natural del proceso de aprendizaje.

¿Qué podemos hacer?

Los niños tienen una enorme capacidad para captar el estado anímico de sus padres, por lo tanto es aconsejable para los adultos tener presentes unas pautas de comportamiento que hagan más fácil la relación con sus hijos y contribuyan a la estabilidad emocional dentro de la familia. Entre ellas podemos destacar:

—La necesidad de que los padres se adapten a los horarios y ritmos propios del niño, planificando las actividades en función de su edad y de su desarrollo madurativo, con hábitos saludables en alimentación, higiene, cuidado… y pautas que se cumplan cada día.

—La conveniencia de gestionar óptimamente el tiempo que pasan juntos, haciendo que sea un tiempo de calidad, de crecimiento, de estar verdaderamente presentes (sin pensar en otros múltiples asuntos que ya ocupan suficiente tiempo, pero en otro momento) y donde el niño perciba que es querido y deseado.

—Es muy recomendable que los padres reconozcan los momentos duros por los que pueden estar pasando los niños e interiorizar que son parte de su propio desarrollo. La interpretación que realicen de sus vivencias cotidianas depende en gran parte de ellos mismos, pues siempre hay gente que situación similar que sobrelleva sus obligaciones con alegría y dinamismo.

—El hecho de buscar ciertas comodidades (médico y colegio cercanos al domicilio,o al menos al trabajo, eliminar ciertas actividades sociales superfluas, utilizar internet para hacer compras…) dejarán más tiempo disponible para estar con los hijos y disfrutar de su proceso de crecimiento físico, intelectual y social.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AUTOCONTROL, CONTROL DE ESTRÉS, ESCUELA DE PADRES, FAMILIA, MUJER, PAREJA, PUBLICACIONES EN ABC, RELAJACIÓN y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s