Maridos que sí colaboran en las tareas de casa

Los tiempos han cambiado, y siguen cambiando para bien en algunos ámbitos como es el de repartir las tareas del hogar. Tradicionalmente la figura del hombre, del padre en particular, ha estado ligada a un papel mucho más distante que aquel que siempre ha desempeñado la madre en relación con los hijos. Actividades como dar de comer, el baño diario, cambiar los pañales, acompañar al parque o simplemente recoger a los niños del colegio han sido responsabilidad casi exclusiva de la madre hasta no hace mucho tiempo. Ahora el padre se implica de otra manera, con una mayor responsabilidad y compromiso que en el pasado; las causas de este traspaso de actividades dentro de cada rol son muchas y variadas, destacando los nuevos modelos de estructura familiar, la incorporación de la mujer con más fuerza al mercado laboral, la flexibilización de ciertos horarios y factores de evolución cultural, entre otros. Esto nos lleva a encontrar unos padres que juegan con los niños, se preocupan por su educación y prestan mayor atención a su alimentación y cuidado integral.

Cada vez se acepta de formas más natural el cambio de roles entre los padres y sobre todo que se compartan por parte de ambos las particularidades que antes estaban reservadas a cada uno de ellos. Todo depende de cómo se haya enfocado desde el principio la educación de los hijos, puesto que si el cambio de roles se deriva de una situación más inmediata (como podría ser que el padre dejara su empleo y la madre empezase o volviese a trabajar), la convivencia y la adaptación pueden estar transitoriamente llenas de ciertas dificultades hasta que puedan armonizarse las diferentes posiciones.

El carácter de los niños, determinante

Los padres tendrán que centrarse en los intereses comunes y no en las posiciones iniciales, y tener cuidado para no enfrentarse entre ellos pues los propios niños fomentan a veces esas pugnas con sus manipulaciones y comentarios del tipo «mamá lo hacía así y me gustaba más», «papá me cogía siempre a caballito y podía conmigo»… que habrá que intentar amortiguar y entenderlos en su justa medida.

El carácter de los niños también es determinante para la forma en que ellos mimos viven estos cambios, pero lo normal es que aparezcan situaciones que les provoquen cierta ansiedad, sobre todo si la situación familiar ha cambiado de una forma un tanto brusca; sí ayuda ver que cada vez es más común, tanto en la vida real como en las películas o series de televisión, ver al padre llevar o recoger al niño del colegio, o hacer el desayuno, o los deberes y disfrutar así de su crecimiento, lo que hace que los niños experimenten los cambios de manera más natural que cuando de repente, hace unos años, entre toda la legión de mamás a la puerta del colegio, empezaba a aparecer el papá por las mañanas…

No obstante el reparto de tareas domésticas sigue causando disputas en el hogar y en la actualidad siguen existiendo desigualdades a la hora de repartir el trabajo en casa. El hecho de ir a la compra, hacer la limpieza, planchar… implica un trabajo «extra» difícil de compartir y de asumir. Pese a todo ya muchas mujeres admiten que su pareja colabora bastante en el hogar pero la obligación sobre las tareas sigue recayendo directamente sobre ellas, aunque en la actualidad se va tomando más conciencia y ya va existiendo un porcentaje considerable de hombres que llevan el peso de las tareas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ESCUELA DE PADRES, FAMILIA, MUJER, PAREJA, PUBLICACIONES EN ABC y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s