Natación para bebés , nuevo post para Asalvo

http://www.clubasalvo.com/?p=12426 Por Ana Roa, psicopedagoga y profesora de E.I.

1. ¿EN QUÉ CONSISTE LA “MATRONATACIÓN”?

También se suele llamar estimulación acuática o natación para bebés, aunque realmente no se trata de “aprender a nadar” (lo que no ocurre antes de los 4 ó 5 años, cuando los niños empiezan a tener cierta autonomía y dominio del estilo), sino más bien de jugar con el agua, disfrutar con ella y empezar a dominar ese entorno. Los pequeños refuerzan con esta actividad sus vínculos afectivos y sociales pues comparten en el mismo elemento con padres, instructores y otros niños; desarrollan su organismo fortaleciendo el corazón y los pulmones con una mayor oxigenación de la sangre y estimulan su inteligencia al empezar a dominar ciertas habilidades y a desarrollar su espíritu de supervivencia.

2. DESDE EL PRINCIPIO…

Se ha observado que cuando son muy pequeños, los niños suelen familiarizarse inmediatamente con el agua, abren sus ojos sin miedo, y desarrollan una mayor percepción de lo que les rodea, especialmente aquellos menores de 2 años, quienes mantienen la respiración y se mueven de forma natural y espontánea. Más específicamente, los bebés menores de un año se adaptan con más rapidez que los mayores, pues a partir de aproximadamente los 8 meses comienzan a perder algunos de sus reflejos de carácter innato al no utilizarlos, tales como el pataleo desorganizado o el cierre de la glotis. Por tanto para facilitar cuanto antes esta actividad, conviene reducir poco a poco la temperatura del baño en casa, acercarlo a los 32 grados que parecen ser la temperatura ideal para llevar a cabo las sesiones de matronatación y dejar que el niño se familiarice con el agua y que los propios padres se sientan seguros en sus movimientos con los niños dentro de este elemento; chapoteando un poquito en el agua y echándole en la cabeza y en la carita con cuidado (sin jabón), será más fácil que los niños no desarrollen miedos hacia el agua o sentimientos negativos de desconfianza que podrían producir cierto rechazo.

3. DIVERSAS METODOLOGÍAS

Podría decirse que existen dos líneas metodológicas bien diferenciadas, aunque ambas consideran la importancia de la participación de los padres y despliegan su amplio abanico de posibilidades a través del juego.

El papel del alumno

La diferencia está, sobre todo, en la idea que tienen del alumno, lo cual condiciona las actividades que se desarrollan y los objetivos que se tratan de alcanzar.

  •  La primera de ellas busca una rápida reacción del niño, se trabaja con las respuestas reflejas del niño ante la repetición de ciertos estímulos para desarrollar su sentido de la supervivencia, aumentando paulatinamente las inmersiones y obteniendo resultados en un periodo de tiempo bastante ajustado.
  • La segunda línea trabaja con la psicomotricidad en el medio acuático, y el agua se convierte en un medio ideal para poder experimentar e intercambiar experiencias con sus padres en un entorno lúdico. Cada caso se trata muy particularmente, canalizando las pautas más adecuadas en cada uno de los casos para conseguir coordinar las respuestas motoras espontáneas y que el niño desarrolle el gusto por el agua.

bebe-en-sesion-de-matronatacion-

4. PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

¿Cuándo es recomendable que pueden empezar los bebés a practicar la estimulación acuática?

En el entorno de los seis meses y también con anterioridad si concurren circunstancias de carácter médico u otras que aconsejen comenzar cuanto antes.  ¿Cuál es el papel de los padres? Los padres infunden confianza para jugar con el agua, siendo su labor de carácter psicopedagógico y pronto dominan las principales formas de cuidado facilitadas por la práctica habitual.  ¿Cuál es el tamaño de los grupos? Generalmente entre 10 y 15 niños con sus padres y un profesor, con posteriores subdivisiones en función del nivel madurativo de los niños en su proceso de aprendizaje. ¿Desarrollan mejor su inteligencia los niños que disfrutan de la matronatación? El equilibrio y la coordinación se ven potenciados con esta actividad y los niños toman conciencia de sus límites dentro del agua y de la necesidad de tener un adulto cerca para disfrutar en este medio. ¿Cuál es la duración de las sesiones? Las sesiones suelen durar entre 20 y 30 minutos. En todo momento hay que estar atento a las sensaciones del bebé, quien debe estar cómodo y disfrutando; caso de que por ejemplo se sienta mal o tenga frío y sea necesario salir unos minutos del agua, no existe inconveniente para ello.  ¿Hasta cuándo están presentes los padres en las clases? La práctica habitual es que permanezcan con máximo hasta los 4 años, aunque a edades más tempranas los niños pueden desarrollar su actividad en el agua sin ellos.  ¿Aprenden para toda la vida? Puede decirse que sí, al igual que ocurre cuando aprenden a montar en bicicleta. Los bebés aprenden una serie de habilidades que perduran a lo largo del tiempo, especialmente en lo que a control respiratorio se refiere.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ASALVO, INFANCIA, MATERNIDAD y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: