El bebé, el espejo y la estimulación de la curiosidad, colaboración para la Comunidad Asalvo

http://www.clubasalvo.com/2014/11/el-bebe-el-espejo-y-la-estimulacion-de-la-curiosidad/

Cuando el bebé se sitúa frente al espejo piensa que el niño que aparece reflejado es él “de manera mágica” , es alguien distinto a él pero que es capaz de realizar sus mismos movimientos. No obstante, debemos tener paciencia, porque hasta los 2 años no entenderá que, cuando se mira, es su imagen la que se proyecta (así afianzará el concepto de su propio “yo”).

Para el bebé los espejos aparecen en todos los lugares que empieza a frecuentar (ascensor, paredes, agua de la piscina, juguetes que centellean…). Al principio se afanará en tocarlo solamente, pero más adelante se dará cuenta de que en él se reflejan la luz, los colores e incluso una cara.

Muchas veces el bebé se pregunta qué habrá dentro de él y extiende su mano para tocar lo que hay en su interior; en otras ocasiones se dará cuenta que sus acciones quedan reflejadas y la imagen también hace lo mismo: alejarse, desplazarse hacia un lado, acercarse…

El espejo es un juguete imprescindible pues se trata de una gran herramienta de aprendizaje. Para todas las actividades y ejercicios que realicemos con el bebé, ayudará colocar un espejo (de manera que él se refleje cuando se encuentre en el cambiador o en la cuna), este juego incrementará sus movimientos y estimulará su desarrollo intelectual.

De repente un día exclama: ¡¡Soy YO en el espejo!!

 Entre los 0 y los 6 meses el bebé muestra mucho interés por los rostros aunque no sabe que la cara reflejada en el espejo es la suya. Cuando aparecen las imágenes reflejadas se alegra mucho, sonríe y mueve incesantemente los pies y las manos aportando señales comunicativas. Si aparecen en el espejo su cara y la de su mamá, se fijará más en la de la madre puesto que le resulta conocida, mucho más que la suya.

Entre los 6 y los 12 meses percibe su propia imagen como un niño de su edad al que quiere tocar, coger… intenta buscarlo e incluso se asoma para ver si está en la parte trasera del espejo, “dentro” de él.

Entre los 12 y los 18 meses se fija más y se da cuenta de que el niño del espejo se mueve como él, lleva una ropa con los mismos colores y dibujos que la suya… entonces comienza a ensayar expresiones faciales diversas para ver qué hace el niño del espejo y se pregunta “¿por qué hace lo mismo que yo?”

Es aproximadamente entre los 18 y los 24 meses cuando comprende que la imagen reflejada es él mismo.

foto bebe espejo 2

Algunas actividades estimuladoras: 

Durante el primer año podemos “entrar y salir” del espejo todos juntos, taparnos la cara…  También es una buena ocasión para irle enseñando las partes del cuerpo frente al espejo mientras vamos señalándolas. Posteriormente, durante el segundo año, las expresiones y los juegos faciales nos facilitarán el trabajo: sonrisa, cara de sorpresa, muecas con la boca, peinados diversos… El tercer año nos permite jugar a los “disfraces”, bailar, todo aquello relacionado con la expresión corporal completa.

Ana Roa, psicopedagoga y profesora especialista en E.I

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ASALVO, AUTOCONCEPTO, ESCUELA DE PADRES, ESCUELA INFANTIL, ESQUEMA CORPORAL, ESTIMULACIÓN, IDENTIDAD, INFANCIA, JUEGO, MATERNIDAD y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: