La sobreprotección alimenta una personalidad débil e insegura en el niño, colaboración para la revista signoinfantil.es

La Sobreprotección    login-logo

http://revista.signoinfantil.es/la-sobreproteccion-alimenta-una-personalidad-debil-e-insegura-en-el-nino/

Ya tendrá tiempo de mayor para afrontar los problemas”, “no quiero que mi hijo sufra lo que yo sufrí a su edad”, “me da miedo que le ocurra algo y yo no esté cerca”. Estas son algunas de las excusas que exponen los padres sobreprotectores para justificar la atención excesiva que prestan a sus hijos. Una actitud que causa más perjuicio que beneficio, ya que la sobreprotección alimenta una personalidad débil e insegura en el niño.

“Protegiendo de manera excesiva podemos perjudicar mucho más que beneficiar, ya que debemos tener en cuenta que el niño no vive aislado, está expuesto a peligros que tiene que afrontar y que le servirán de trampolín para seguir evolucionando en su desarrollo personal”, comenta la pedagoga Ana Roa.

La falta de tiempo para estar con los hijos es una de las principales causas que llevan a esta sobreprotección. Se quiere suplir con regalos y con una atención excesiva el tiempo perdido, una actitud que desemboca hacia un comportamiento introvertido y dependiente del menor. Pero, ‘vivir en una burbuja’ conlleva más consecuencias, como nos explica la pedagoga:

  • Comportamiento excesivamente infantil para su edad
  • Escasa madurez emocional
  • Desarrollo de una actitud tímida, con tendencia al miedo
  • Dificultad para el desarrollo de las habilidades básicas, como son vestirse, asearse… Al estar acostumbrados a que un adulto realice esas tareas por ellos, adoptan una actitud pasiva.
  • Dificultad para resolver dificultades por ellos mismos
  • Tendencia a la ansiedad y la depresión
  • Egocentrismo
  • Falta de empatía y dificultad para tener amigos
  • Falta de iniciativa, miedo al fracaso

No hay que alarmarse porque los menores, como niños que son, necesitan la atención de los adultos. De hecho, la protección es algo natural y necesario, más aún en recién nacidos. El problema surge cuando se mantiene una atención constante en todo lo que hace el pequeño, rozando incluso la obsesión.

Los primeros pasos para evitar que el sentimiento maternalista perdure en el tiempo es aceptar que cada edad requiere la adquisición de determinados hábitos: comenzar a comer solo, gatear por la casa, vestirse, dejarle libre en el parque, sin perderle de vista y, sobre todo, dejarle experimentar con las cosas nuevas. Los niños son curiosos por naturaleza, les gusta tocar todo, descubrir, aunque ello suponga algún que otro chichón. Llorar y enfadarse supone una descarga de carácter emocional necesaria.

Al respecto, la pedagoga Ana Roa aconseja “aceptar que nuestros hijos crecen, deben asumir solos situaciones y resolver problemas que se les presentarán en un futuro y que no siempre podremos compartir”.  Porque solo así, se conseguirá desarrollar en el menor capacidades tan importantes como la responsabilidad y la autonomía, ¡las mamás y papás no van a ir al trabajo para reprochar al jefe de su hijo una bronca o van a intervenir en las relaciones de pareja!

Y para conseguir reducir ese sentimiento tan fraternal, Ana Roa indica los siguientes consejos:

  1.  Permitirle cometer errores sin anticiparnos a evitarlos. Una vez que esto suceda, analizar con él de manera objetiva cómo mejorar.
  2. Paciencia a la hora de explicar temas de adultos
  3. Antes de proteger, preguntarle si necesita nuestra ayuda
  4. Aportar sugerencias para que encuentre la solución más adecuada al problema
  5. Animarle a realizar las cosas por él mismo, así se fortalece la personalidad. Además, siempre resulta gratificante conseguir algo sin ayuda
  6. Conversar abiertamente con el niño sobre los miedos, las inseguridades, para que sienta que tiene un respaldo
Anuncios
Esta entrada fue publicada en AUTONOMIA, EDUCACIÓN EMOCIONAL, FAMILIA, INFANCIA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s