Tercer Trimestre. Sesión de Escuela de Padres en la Escuela Jardín Infantil, 2-3 años (Madrid)

logo

Una charla muy amena en la que hemos tratado el siguiente tema:

EL PASO DE LA ESCUELA INFANTIL AL COLEGIO, DE LO CONOCIDO A LO DESCONOCIDO.

nina-con-mochila-colegio-Taller 18 mayo

  1. Fin de un curso escolar e inicio del siguiente, periodo de transición para cambiar de colegio.

Pensar en un nuevo colegio genera ansiedad e incertidumbre, aunque se realice en el momento de finalizar un curso e iniciar uno nuevo. Lo más importante es poder ayudar a los niños a superar adecuadamente este momento de transición, pues, aún siendo pequeños alumnos de Educación Infantil, pueden sentirse tristes y negarse a aceptar el cambio que se les viene encima, sabiendo que sus amigos se quedan en el colegio que ellos abandonarán muy pronto.

  1. Cómo explicárselo.

Aunque nosotros consideremos que el nuevo colegio es mejor para la educación de los niños, les explicaremos las razones de cambio y su nivel de implicación procurando que nos entiendan. En primer lugar, hablaremos “de verdad”, adaptándonos a su nivel de comprensión dependiendo de sus edades. Ellos nos entenderán y podremos prepararles para una situación nueva, animándoles a que pregunten todo lo que se les ocurra (expresando miedos, expectativas…) y dejando tiempo para que vayan asimilando todas nuestras explicaciones y respuestas. Si llevan tiempo en el colegio y ya están en el último curso de E. Infantil, no les resultará nada fácil este paso, pues viven en un ambiente escolar que ya dominan, de sobra conocido para ellos, y ahora deberán enfrentarse a un colegio que desconocen por completo… del que quizá sólo tienen una referencia de amigos de sus papás o de otros familiares. Procuraremos, por tanto, que entiendan que es necesario y no se trata de un capricho nuestro, afrontando todos la situación de la manera menos dramática posible.

  1. La adaptación.

Cuando hablamos de un nuevo colegio, nos referimos a nuevos profesores, nuevos compañeros, nuevo espacio físico, nueva distribución del tiempo…; los niños tendrán que presentarse en un ambiente nuevo, introducirse en un grupo-clase ya configurado y encontrar un lugar para ellos mismos. Nuestra labor será fundamentalmente de acogida, de paciencia y de proactividad. Llevaremos a los niños al nuevo colegio antes de comenzar el nuevo curso y organizaremos una despedida de los compañeros y profesores que dejan, de esta manera ayudaremos a cerrar una etapa para abrir otra nueva. Cuando comiencen en el nuevo colegio, les preguntaremos suavemente qué tal ha ido el día, qué cosas han hecho, quiénes son sus nuevos compañeros…

En la mayoría de los casos, el carácter y la personalidad de los niños marcarán los inicios de esta nueva época.

  1. Elegir el colegio adecuado.

Es clave plantearse un colegio adaptado al perfil psicológico de los niños y a circunstancias personales. Si tienen problemas de aprendizaje, de concentración o de conducta, buscaremos un centro en el que la educación sea lo más individualizada posible, las normas sencillas y el acercamiento padres-profesores sea frecuente; si los problemas son de lenguaje, quizá no sea demasiado apropiado un colegio bilingüe. En el caso de falta de autoestima o de pocas habilidades sociales, un colegio más pequeñito y acogedor sería lo más indicado. La Educación Infantil nos dará pistas de cómo se desarrolla la personalidad y las capacidades de los pequeños.

Cuando ya inicien la escolaridad en el nuevo centro, estaremos muy atentos a su comportamiento y estado anímico, intentando mantener una relación frecuente y fluida con sus profesores especialmente durante el primer trimestre.

En todos los casos nuestra actitud será positiva, les anticiparemos que disfrutarán de nuevos amigos y de experiencias diferentes para de esta forma conseguir  que los niños estén más calmados y,  en gran medida, estar más tranquilos la familia en  su globalidad.

Recomendaciones:

Es muy conveniente que no perdamos de vista nuestro objetivo: Ayudar a crecer a nuestro hijo. Por ello es fundamental obtener la mayor información posible del nuevo colegio hablando con el propio director y con otros padres de alumnos, además de valorar fundamentalmente los siguientes puntos:

  • carácter público o privado
  • ideario
  • proyecto educativo
  • tradición académica
  • instalaciones
  • cercanía al domicilio
  • actividades extraescolares
  • desembolso económico

Si todo esto nos parece oportuno para nosotros y tenemos claros aquellos aspectos a los que no queremos renunciar (sea idiomas, deportes, gabinete psicopedagógico…) podemos seguir avanzando en un mayor nivel de detalle (materiales empleados en clase, limpieza del centro) hasta quedarnos conformes. El niño pasará allí gran parte de su tiempo y creará sus lazos personales en el lugar que estamos eligiendo, por lo que esta importante decisión debe tomarse valorando aspectos tanto racionales como emocionales.

En todo este proceso es fundamental que como padres realicemos un honesto ejercicio de autoconocimiento y toma de conciencia de nuestra realidad y de nuestros objetivos para que el colegio elegido sea  continuación, en la medida de los posible y de una manera coherente,  de lo que ocurre en nuestro propio hogar.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s