LA TERAPIA MINDFULNESS, UNA TÉCNICA PARA ACEPTAR EL DOLOR Y RECONOCER LAS COSAS EN EL MOMENTO PRESENTE.

Estamos ante la pregunta de siempre… “¿quién cuida al cuidador?”,  ¿qué ocurre con la salud de esos padres o profesionales inmersos en patologías graves y/o con hijos discapacitados?, ¿cómo afrontar el día a día?…

Una de las prácticas más eficaces es la terapia mindfulness.  Consiste en trabajar nuestra atención concentrándonos sólo en el momento presente, lo que permite liberarnos de la presión  inquietante de nuestros pensamientos.

mindfulness“AQUÍ Y AHORA”

Con el «mindfulness» llevamos a cabo una meditación que no necesita mantener una postura específica y puede desarrollarse en cualquier momento. Esta técnica, avalada por estudios científicos, y muy apropiada para el control de la ansiedad y el estrés, es también muy recomendable para el tratamiento de ciertas patologías que llevan asociado un considerable sufrimiento crónico.

Podemos considerar el mindfulness, en un primer acercamiento, como una meditación que centra la atención en el momento presente, utilizando la respiración como elemento clave para calmar mente y cuerpo.  Hoy en día nuestra mente está inmersa en entornos de ruido y prisa, estamos permanentemente preocupados, dispersos y ansiosos. Cuando nos concentramos, encontramos un camino para poder las cosas con más claridad, con más transparencia para poder comprender y transformar el sufrimiento que afecta al ser humano en muy variados campos;  este sufrimiento suele estar asociado normalmente al pasado y también al futuro, pero nunca al presente que tenemos junto a nosotros y que nos acompaña, y sobre el que realmente podemos incidir. Los expertos hacen referencia a que tenemos una “mente de mono” que es necesario calmar para poder cambiar nuestro modo de funcionamiento mental que tanta infelicidad provoca.

Las raíces de mindfulness podemos encontrarlas en el budismo oriental que presta atención al momento presente evitando las múltiples perturbaciones de la mente ayudándose del ritmo respiratorio, enriqueciendo de oxígeno los pulmones y el cerebro. La oxigenación profunda, que ya recomendaba San Ignacio de Loyola a sus discípulos, ayuda a calmar las tormentas mentales y apacigua las posibles reacciones incontroladas con un mayor control del sistema nervioso. Estando conscientes del momento presente se trata de desvincularse de pasiones y preocupaciones que dificultan la armonía y el equilibrio mental.

Expertos como el Doctor Santiago Segovia, catedrático de
Psicobiología, http://mindfulnesssantiagosegovia.com/index.html ,  vienen a explicar que  el equilibrio de la atención es un elemento muy destacable dado que permite vivir los pensamientos, motivaciones y afectos de forma consciente y auto-regularlos, de modo que se pueda lograr la felicidad, el bienestar psicológico. De este modo, el mindfulness se constituye como un método para el  crecimiento personal con unas técnicas que han sido empleadas con éxito en el ámbito psicoterapéutico; podemos por tanto distinguir una vertiente original, como método de crecimiento personal (generando equilibrio emocional, consciencia y bienestar psicológico) y una derivada relacionada con las psicoterapias que de alguna manera incorporan técnicas de este método dentro de sus protocolos de tratamiento.

 

Por tanto el mindfulness puede asociarse con el mantenimiento de la atención con respeto y aceptación, concentrando dicha atención en un solo punto, en un solo objeto para calmar la mente sin saltar de un pensamiento a otro y apoyándose en una respiración adecuada. Cuando hablamos de “aceptación” hacemos referencia a reconocer las cosas tal y como son en el momento presente; hay una parte de dolor en la vida difícil de evitar; si ofrecemos resistencia a esa parte de dolor que nos toca soportar incrementamos nuestro sufrimiento.

 

Beneficios del mindfulness para padres y profesionales:

–          Disminución de la ansiedad.

–          Disminución de la depresión.

–          Mayor control de las emociones negativas

–          Aumento de la empatía.

–          Incremento de la capacidad de mantener la atención.

–          Mayor flexibilidad en nuestras respuestas al entorno

–          Ayuda a romper con hábitos dañinos para la salud.

–          Mejora la calidad del sueño.

–          Capacita para mantener una actitud más tranquila en el día a día.

 

Lectura recomendada:

Santiago Segovia: “Debería enseñarse mindfulness en el colegio para formar el carácter”

http://abcblogs.abc.es/cerebro/public/post/santiago-segovia-el-mindfulness-deberia-ensenarse-en-el-colegio-para-formar-el-caracter-17531.asp/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ATENCIÓN-CONCENTRACIÓN, AUTOCONTROL, CONDUCTA, EDUCACIÓN EMOCIONAL, PSICOLOGÍA, RELAJACIÓN y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s