4 comportamientos para evitar meter prisa a nuestros hijos y Cómo reaccionar si tu hijo te desafía, colaboraciones en conmishijos.com

La prisa, un mal hábito que no deberíamos transmitir a los niños.

Desde que comenzamos la jornada encontramos prisas: en la calle, mensajes en nuestro móvil, en el ordenador, en la televisión, en el periódico, con nuestros compañeros de trabajo… Es cierto que fuera del hogar podemos vivir con prisa y cierta ansiedad pero nuestra casa debe convertirse en nuestro refugio. Este territorio es el único que nos permite conectar con nosotros mismos y no cabe “estar acelerados” 

El día a día, con las tensiones cotidianas, desemboca en situaciones y momentos no deseados. El estrés y la ansiedad laboral pueden ser desencadenantes de malos ratos en el hogar y vencer el mal humor se convierte en una tarea complicada. 

Llegamos a casa cansados y nuestro hijo no ha hecho los deberes, no quiere merendar y además está enfadado… entonces explotamos y perdemos el control. Es conveniente tener claro qué esperamos de los niños y saber tratar estas situaciones cuando suceden, ya que nos sentimos agotados de un día tenso en el trabajo.

Sigue leyendo en https://www.conmishijos.com/educacion/familia/4-comportamientos-para-evitar-meter-prisa-a-nuestros-hijos/

Cómo reaccionar cuando los niños adoptan una actitud desafiante.

La provocación es un intento desesperado del hijo o hija por resolver el problema que se le plantea y por situarse en el mundo. La provocación es síntoma de vida porque los niños comunican a su manera que ellos existen, quieren ser relevantes. 

¿Qué hacemos inicialmente cuando nuestros hijos nos desafían?

  • Ignorar el argumento de la protesta y atender a la emoción entendiendo que es muy difícil no reaccionar emocionalmente.
  • Es preferible contestar a las provocaciones, no razonando o dando excesivas explicaciones, sino entendiendo la emoción, con la mayor empatía posible y como mucho, repetir literalmente el contenido de la provocación.
  • Un ejemplo con pocas palabras: “Entiendo tu enfado (empatía) y puede que sea injusto que te tengas que acostar ahora (desarme) pero ya mañana seguiremos jugando, cariño.”

Los niños y niñas que utilizan la provocación de forma desajustada suelen haber vivido excesiva contradicción entre el “no” que se dice y el “no” que se hace.

Sigue leyendo en https://www.conmishijos.com/educacion/comportamiento/6-formas-de-actuar-cuando-tus-hijos-te-desafian/

Esta entrada fue publicada en AFECTIVIDAD, ASERTIVIDAD, CALIDAD EDUCATIVA, CONDUCTA, CONTROL DE ESTRÉS, EDUCACIÓN, EDUCACIÓN EMOCIONAL, EMOCIONES, ESCUELA DE PADRES, FAMILIA, HIPERACTIVIDAD, INFANCIA, PORTALES EDUCATIVOS, RELAJACIÓN, RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s