¿Notas que fuerzas más la voz con el uso de mascarilla? Disfonía funcional por esfuerzo vocal. Colaboración de Pilar Ceballos Macías para Roaeducación

Cuando notamos que estamos haciendo más fuerza con la voz con la mascarilla, suele ser para tirar de garganta, en lugar de proyectar la voz. Se trata de un comportamiento muy generalizado, que se denomina comportamiento vocal defectuoso o esfuerzo vocal. Es perjudicial para la salud, crea muchas molestias y puede llevar a una alteración laríngea o laringopatías funcionales, como afonías (pérdida total o parcial de la voz)  o incluso nódulos.

¿Quiénes son los más afectados?

Nos puede pasar a todos, pues usamos la voz a diario, sobretodo en profesiones que utilizan la voz como herramienta de trabajo (por ejemplo en profesores el volumen de la voz se ve seriamente disminuido con el uso de mascarilla y eso se nota. Además a éste punto debemos añadirle que ahora los alumnos se encentran más distanciados, entre sí y por ende, del profesor también.

Los profesionales de la voz, no sólo son cantantes, locutores de radio y televisión pueden ser psicólogos, abogados … youtubers, los tiempos cambian.

¿Cómo es el proceso?

Lo más normal es que intentemos compensar ésta pérdida de volumen de la voz de la peor forma, sin saberlo, tirando de laringe y forzando la voz o incluso gritando para hacernos entender mejor.

Con cualquier tipo de molestia en la voz, lo más recomendable es, dejarla reposar, esto es dejar de usarla, callarse, estar en silencio. Pero solemos hacer caso omiso a las primeras molestias y por eso, podemos caer fácilmente en el círculo vicioso de la alteración funcional de la voz:

Existen medidas, trucos y sugerencias que podemos incorporar en nuestro día a día ya que de todas formas vamos a cambiar muchas rutinas y hábitos en el curso de ésta nueva normalidad.

Algunas medidas preventivas

 A continuación se recogen algunos consejos y sugerencias para mantener un buen estado de la voz:

– lavarse a conciencia dientes, lengua y hacer enjuagues bucales para mejorar el estado de las encías.

– evitar tomar bebidas alcohólicas ni fumar o exponerse al humo del tabaco, es tóxico y corrosivo, no el tabaco sino las sustancias que se le añaden.

– alimentación sana y equilibrada: aumente la ingesta de frutas y verduras, evite las comidas pesadas con exceso de grasas, la cafeína, las bebidas con gas y los alimentos ácidos. Siempre es aconsejado comer bien, “con cabeza” aquí no íbamos a ser menos.

– antes de hablar, no comer frutos secos. Algo que me parecía de lo más obvio, hasta que vi a Fernando Simón y pensé que sería adecuado recordarlo por si … recomendable absolutamente, calentar la voz antes de hablar como si fuéramos deportistas o hacer gárgaras con miel y limón.

Durante el uso de la voz profesional, un buen uso de la voz sería:

– En cualquier charla o durante la clase, tener accesible: a mano y a la vista una botella de agua del tiempo, por supuesto unipersonal. Si veo el agua, puede ser que me acuerde de beber más a menudo. Eviten por favor, el agua fría, helada.

– Procurar que se tenga un buen nivel de humedad en el entorno, no estar en corrientes de aire y tener cuidado tanto con el aire acondicionado como con la calefacción a temperaturas poco razonables.

-Intentar mantener un ritmo de habla pausado, con una articulación clara y la intensidad moderada. Para mejorar en éste punto, puede consultar con un especialista que le aconsejará una serie de ejercicios específicos y técnicas que mejoren su dinámica vocal.

– Por favor, no gritar ni intentar hablar por encima de un ambiente ruidoso. Puede ser buena idea empezar a hablar cuando los demás estén callados, primero respirar profundo, contar hasta 10 o tirar de creatividad y buscar otras técnicas para llamar la atención.

– Todo lo contrario tampoco, evitar susurrar. El susurro requiere un esfuerzo vocal mayor de lo que parece. Intentar no carraspear, aunque muchas veces suele ser un hábito que puede llegar a ser inconsciente, también es perjudicial.

– Evita dar la charla magistral, ahora más que nunca, sería un buen momento para pararse y escuchar al otro. Realizar descansos para la voz: al menos durante 5 minutos tras haber estado hablando durante tiempo prolongado.

La mascarilla ha venido para quedarse con nosotros durante al menos un periodo largo de tiempo y eso no se puede cambiar. Cambiemos costumbres nosotros que sí podemos, siempre estamos a tiempo.

Todas éstas sugerencias son siempre pensando en pequeñas perturbaciones de la voz, en caso de tener lesiones hay que acudir al médico ORL o especialista cualificado adecuadamente.

Pilar Ceballos Macías

Coach y reeducadora de la voz.

Maestra especialista en Audición y Lenguaje

Esta entrada fue publicada en EDUCACIÓN, Innovaciones Educativas, LENGUAJE y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s